jueves, 7 de diciembre de 2017

Exceso de peso

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, actualmente el 35 % de los adolescentes  presentan exceso de peso. 

La obesidad es otro trastorno de la alimentación, esta enfermedad se ha asociado con la presencia de problemas emocionales, así como el consumo indiscriminado de botanas y golosinas que contribuyen al ingreso “adicional” de energía. Además es frecuente que en la alimentación de los adolescentes abunden los pastelillos o algunas bebidas que alteran el aporte de nutrimentos por su alto contenido de sodio, potasio y azucares refinados.

La adolescencia es un momento ideal para la promoción de la salud del adulto, con la implementación de hábitos de vida y alimentación saludables.

@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 
http://www.yakult.com.mx
¿Qué alimentos debes comer cada día?¿Cuánto de cada uno debes consumir según tu edad? Aprende todo sobre variedad, raciones y cantidades siguiendo los principios de la pirámide nutricional y ajústalo a tu consumo energético.



@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 

C.P.: 11130 

martes, 5 de diciembre de 2017

Prevención de trastornos de la alimentación

Merece especial mención la preocupación que tienen los adolescentes en cuanto a su imagen corporal y que, en ocasiones, condiciona a llevar a cabo dietas restrictivas para acercarse a un patrón ideal de belleza, influenciado por los modelos sociales del momento y que puede dar lugar a serios trastornos de la conducta alimentaria (anorexia, bulimia y vigorexia).
Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, se encontró que el 1.3% de los adolescentes mexicanos presentaban conductas alimentarias de riesgo, las más frecuentes fueron:
  • Preocupación por engordar
  • Comer demasiado y perder el control de lo que come
  • Hacer ejercicio para perder peso
  • Realizar ayunos, tomar pastillas, diuréticos y laxantes para tratar de perder peso.

Por ello, es muy importante que la familia sepa transmitir a los hijos el respeto y amor por su cuerpo, e identificar a tiempo las conductas alimentarias de riesgo, así como promover adecuados hábitos de alimentación y de vida.
 
@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 

Fuente:https://www.elpais.es

lunes, 4 de diciembre de 2017

Promover hábitos de vida saludable

La alimentación adecuada en este periodo entraña también dificultades en el adolescente, pues se busca una personalidad más independiente y sus patrones de alimentación se vuelven más sociales, prescindiendo en ocasiones de comidas que se sustituyen con frecuencia por “picoteos” y comidas rápidas, consumidas fuera del hogar, por lo que es recomendable promover hábitos saludables como:
  • Tomar el desayuno
  • Elegir alimentos saludables para comer fuera de casa
  • Disminuir el consumo de alimentos con mucha grasa o azúcar.
  • Procurar que coma en casa y llevar refrigerio a la escuela
  • Consumir 5 veces al día verduras y frutas
  • Hacer actividad física por lo menos 30 minutos al día.
  • Tomar agua simple para hidratarse.
  • Comer despacio y en un ambiente agradable

@Antonio Fco Rojo Cardenas 

Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 

http://www.yakult.com.mx/

sábado, 2 de diciembre de 2017

¿Qué debe comer un adolescente?

 La alimentación de los jóvenes debe cubrir las demandas aumentadas de energía y nutrimentos para favorecer un crecimiento y desarrollo adecuados. Así mismo, se deben promover hábitos de vida saludable, ya que en esta etapa se adquieren nuevos hábitos de consumo de alimentos, debido a factores emocionales y socioculturales que pueden poner en riesgo a los jóvenes de presentar trastornos de la alimentación.
 Las necesidades nutricias en la adolescencia son marcadas por los procesos de maduración sexual, aumento de talla y aumento de peso. Estos procesos requieren una cantidad elevada de energía y de ciertos nutrientes. Si bien la demanda de energía para un adolescente es mayor que en las etapas anteriores, esto no quiere decir que puedan comer en exceso.


Los adolescentes deberán comer diariamente alimentos de los tres grupos (1. Verduras y frutas 2. Cereales y 3. Leguminosas y alimentos de origen animal, procurar que su alimentación sea equilibrada y suficiente para cubrir sus altas necesidades de energía, proteínas, vitaminas y minerales, así como de fibra dietética y agua. Cabe mencionar que los hábitos aprendidos durante la infancia se verán reflejados en la adolescencia.
 
@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 

Fuente:https://http://www.yakult.com.mx/

jueves, 30 de noviembre de 2017

El número de niños obesos se multiplica por 10 en cuatro décadas

Los países en desarrollo lideran el avance del sobrepeso, según un macroestudio publicado hoy por la OMS.

 

El mundo afronta una crisis global de malnutrición causada tanto por la falta de comida como por el consumo de alimentos procesados poco saludables. Ambos problemas están relacionados con la desigualdad y la pobreza y amenazan cada vez más a los países en desarrollo, alerta un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con instituciones académicas de Reino Unido.
En el mundo hay ya 124 millones de niños y jóvenes —entre cinco y 19 años— que sufren obesidad, 10 veces más que lo que se registraba hace cuatro décadas. Mientras este problema sigue creciendo entre los más jóvenes, el avance de la desnutrición se está ralentizando a nivel global. Si estas tendencias continúan en los próximos años, en 2022 habrá en el mundo más niños y jóvenes obesos que desnutridos, añade el trabajo, que también resalta que hay otros 213 millones de chicos y chicas con sobrepeso. A este problema hay que sumarle el de los 192 millones de niños y jóvenes con desnutrición moderada y aguda, un problema que afecta especialmente también a países asiáticos como India.


“La obesidad también es una consecuencia de la mala nutrición”, explica Chiara di Cesare, experta en salud pública de la Universidad de Middlesex y coautora del estudio, publicado hoy en la revista médica The Lancet, y cuyos datos por países se pueden observar aquí. El trabajo ha analizado más de 2.000 estudios sobre el índice de masa corporal de adultos, niños y adolescentes que incluyen datos de 128 millones de personas para estimar las tasas de sobrepeso, obesidad y desnutrición en 200 países entre 1975 y 2016.
“La obesidad también es una consecuencia de la mala nutrición"
La región con más niños obesos es Polinesia, donde más del 30% de los niños y jóvenes están obesos. Le siguen otras regiones de países en desarrollo con tasas cercanas al 20% en Asia y el Norte de África como Arabia Saudí, Irak, Kuwait y Egipto. América Latina también es una de las regiones donde más ha crecido la obesidad entre los niños, explica Di Cesare. A nivel global, el 5,6% de las chicas y el 7,8% de los chicos están obesos. En 1975, el primer año analizado, las cifras eran del 0,7% y del 0,9%, respectivamente.
“Aún no está claro cuál es la explicación de que haya tanta obesidad en estos países, aunque una de las razones puede ser los cambios bruscos en el mercado alimentario y la llegada de comida procesada con bajo valor nutritivo”, resalta Di Cesare. Mientras la obesidad en jóvenes avanza en los países en desarrollo, el crecimiento se está estancando en Europa y EE UU, pero solo tras décadas de avance y con una prevalencia que sigue siendo demasiado alta, alertan los autores del trabajo.



Si el impacto de la desnutrición es visible y a corto plazo —unos tres millones de niños mueren por estas causas cada año—, el de la obesidad es crónico, pues fomenta enfermedades como la diabetes, los problemas cardiovasculares o el cáncer que aparecen después de décadas. Con esta tendencia, si no se toman medidas “serias y concertadas” contra la obesidad, “se pondrá en riesgo innecesario la salud de millones de personas, lo que llevará unos costes humanos y económicos”, ha alertado Leanne Riley, experta de la OMS y coautora del estudio.
 Majid Ezzati, investigador el Imperial College y uno de los coordinadores del trabajo, resalta que “la mayoría de países ricos se han resistido a establecer impuestos y regulación para cambiar los hábitos alimentarios de los niños para evitar la obesidad infantil”. “Más importante es que muy pocas políticas y programas están dedicados a facilitar el acceso a comidas saludables como los granos integrales, frutas y vegetales para familias pobres. La imposibilidad de comprar comida saludable puede llevar a la desigualdad social y obesidad”, añade.


La transición entre la desnutrición y el sobrepeso y la obesidad puede darse de forma rápida en países en desarrollo que pasan de tener falta de comida a acceder a alimentos y bebidas procesadas con alto contenido en grasas, sal y azúcares y pocos nutrientes esenciales, alertan los autores. Al mismo tiempo, “los países desarrollados muestran un estancamiento del avance de la obesidad, pero es posible que lo que esté sucediendo es una reducción solo entre los más ricos y un avance entre los sectores más desfavorecidos”, advierte Di Cesare.


Los datos del informe para España muestran que el porcentaje de niñas y jóvenes con obesidad ha pasado del 2,3% al 8,2% y del 3,6% al 12% en niños desde 1975, por encima de la media mundial. Según datos recientes del estudio Aladino, parece que hay “cierta tendencia a un crecimiento menor de la obesidad en niños y jóvenes, pero nuestro país registra aún una de las tasas más altas de Europa y el problema sigue en aumento, con lo que no podemos quedarnos tranquilos”, señala Mercedes Gil, jefa del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre fisiopatología de la obesidad y nutrición. Para esta investigadora, que no ha participado en el estudio, los impuestos sobre el azúcar o la grasa no van a acabar con el problema, y propone “establecer otras medidas gubernamentales, como mejorar la alimentación en los comedores escolares y controlar el precio de frutas y verduras” para que sean más asequibles, explica. La experta añade que “la relación entre pobreza y obesidad está clara, también en España, cuanto más bajo es el nivel económico, más riesgo hay de sufrir obesidad”.

@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 

Fuente:https://www.elpais.es


 

martes, 28 de noviembre de 2017

Ocho hábitos saludables que le llevarán menos de cinco minutos

Hay que volver a los patrones de...



... vida que tenían nuestros abuelos y bisabuelos, a lo que hacían hace un siglo en la cuenca mediterránea. Ahora mismo no es cierto que hagamos una dieta o tengamos un estilo de vida mediterráneo. Antes, la alimentación era más moderada, se comía de todo pero no todos los días y, desde luego, carnes y pescados no con tanta regularidad. Y también hay que abandonar el estilo de vida sedentario. Nuestros abuelos iban a por leña o a lavar al río, se movían. Nosotros, como mínimo, debemos procurar caminar”, avanza Giuseppe Russolillo, director de la Conferencia Mundial de Dietética y presidente de la Fundación Española de Dietistas y Nutricionistas.


Lo cierto es que en una vida sin tiempo para nada, demasiado sedentaria e hiperconectada, no existe la receta mágica para mejorar nuestra salud de la noche a la mañana, pero sí se pueden integrar en el día a día pequeños hábitos adaptados a este ritmo frenético que nos ayuden a vivir mejor y más sano. Por eso, recopilamos ocho pequeñas y sencillas acciones que podemos convertir en patrones cotidianos. Y aquí viene lo mejor: ninguna le llevará más de 5 minutos.



1. Tome, al menos, una pieza de fruta para desayunar. Además del sabor y las vitaminas, habrá consumido una de las cinco raciones de verdura y fruta recomendadas cada día. “Un zumo y dos piezas de fruta es una ración perfecta para el desayuno. Las frutas aportan citoquímicos vegetales, también llamados compuestos bioactivos, que previenen numerosas enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad o el cáncer”, explica Russolillo.
Y nos da un consejo más. Para solucionar los problemas de falta de tiempo (puede que alguna tarde no tenga tiempo de ir al mercado), lo mejor es tirar de frutas y verduras congeladas o conservadas en tarro de cristal (las encontrará en supermercados y tiendas ecológicas), en almíbar o caseras. Si, por el contrario, optamos por su variedad fresca, lo mejor, según el especialista, es mantenerlas a temperatura ambiente en algún lugar fresco de la casa.
2. Planifique para comer sano. “Es muy conveniente dedicar cinco minutos a planificar los menús de la semana”, aconseja Mercedes Sanchis, investigadora del Instituto de Biomecánica de Valencia y coordinadora del área de aplicación de conocimiento de la promoción de la salud. "Así podremos organizar la alimentación en función de la semana que vayamos a tener. Si es más estresante, por ejemplo, introduciremos más hidratos de carbono”, añade. A mayor gasto energético (ya sea físico o mental), más hidratos requerirá el cuerpo. Por contra, las personas con trabajos sedentarios o poco estresantes, al quemar menos calorías, deberían desechar los hidratos. La carne roja también es un gran aliado para los días especialmente duros.
3. Sepa qué comprar en el supermercado. Russolillo nos da algunas ideas saludables que podemos convertir en básicos en nuestra mesa. La primera pasa por comprar pan integral en lugar de blanco. "Porque es más rico en fibra, vitaminas y minerales. La fibra se digiere más lentamente y esto hace que la glucosa llegue más despacio a la sangre y el aporte enérgico sea constante. Y, además, es buena para el tránsito intestinal, ayuda a disminuir el colesterol y sacia mucho más".
"Una o dos copas de vino tinto al día también son saludables”, añade Sanchis. Sobre los beneficios del vino tinto para salud se han publicado cantidades ingentes de estudios. Entre las investigaciones recientes que recomiendan una copita de vino tinto diaria, además de las conocidas que se refieren a sus beneficios cardiovasculares, destacamos una publicada en la revista Cancer Science, que garantiza que el resveratrol (el compuesto antimicrobiano de la uva) mejora la efectividad de los tratamientos contra el cáncer de próstata; y otra del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación de la Universidad Autónoma de Madrid, publicada por la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, que revela que el vino tinto es bueno para prevenir caries y mejorar la salud dental gracias a los polifenoles, que sirven para desacelerar el crecimiento de la flora bacteriana de dientes y encías.
4. Muévase. Pero, ¿y qué podemos hacer en cinco minutos? Sanchis y Russolillo nos dan varias ideas. Desde una serie de abdominales diaria en casa a subir siempre por las escaleras, bajar una parada antes del metro o el autobús y terminar el trayecto andando. También podemos invertir más tiempo en salud, desplazándonos en bicicleta o a pie. “Los niveles de sedentarismo son tan elevados que con esto ya sería suficiente”, apunta Russolillo. Aunque en este caso, quizás, lo ideal sería rascar algo más de tiempo. “Lo recomendable es hacer entre 30 y 35 minutos de ejercicio, tres o cuatro veces a la semana”, coinciden los expertos.
5. Haga estiramientos. La mayoría de nosotros pasamos el día sentados delante del ordenador por obligación. Un buen truco consiste en parar cinco minutos cada hora para hacer estiramientos. Rotación de cuello a, sin levantarnos de la silla, estirar toda la espalda hacia el suelo para notar cómo se destensa. Estos gestos también sirven para liberar la mente y volver con más concentración a la actividad.
6. Medite. “Hay que fomentar los patrones de enriquecimiento personal porque está demostrado que son muy saludables mentalmente. Una buena idea sería dedicar cinco minutos a relajarnos y respirar con una música tranquila y luz tenue”, explica la investigadora Mercedes Sanchis.
7. Quiérase y le querrán. La investigadora agrega una pauta más en este sentido: Utilizar esos cinco minutos para cuidar nuestro aspecto e imagen. No hablamos de moda, estilo o combinación de colores. Nos referimos a mirarnos en el espejo, sentirnos bien con nosotros mismos y querernos un poquito. Así, añade Sanchis, "no solo proyectaremos una imagen más segura de nosotros mismos sino que los demás también nos mirarán mejor. O, quizás, no nos importará tanto".
8. Desconecte. Apague el ordenador, el smartphone, la tableta y todos los dispositivos electrónicos una hora antes de irse a la cama. Tal como le explicamos en el Manual Básico Para Dormir Mejor, la única máxima durante este rato es la relajación. 






@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 

Fuente:https://www.elpais.es



¿Por qué debemos cuidar la alimentación de los niños?

lunes, 27 de noviembre de 2017

¿ Por que es saludable comer Fruta?


Riqueza nutricional

Como indicábamos brevemente en las líneas anteriores, las frutas destacan desde un primer momento por ser unos alimentos muy ricos en distintos nutrientes esenciales, tales como:
  • Vitaminas: la mayoría de las frutas aportan una buena cantidad de vitaminas. Como de buen seguro sabrás, las vitaminas son unos nutrientes indispensables para nuestro organismo y para nuestra salud, que cumplen determinadas funciones en función del tipo de vitamina que sea. Así, por ejemplo, mientras que la vitamina C o la vitamina E son antioxidantes y ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico, la vitamina A es esencial para la buena salud de nuestra vista.
  • Minerales: al igual que ocurre con las vitaminas, los minerales también son nutrientes indispensables y fundamentales para nuestro organismo. En las frutas podemos encontrarnos con una gran diversidad de ellos, como por ejemplo hierro, potasio, magnesio, zinc…
  • Fibra: en general la mayoría de las frutas son ricas o muy ricas en fibra soluble. Este tipo de fibra es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro tránsito intestinal, ayudando a prevenir el estreñimiento o a aliviarlo.
  • Agua: las frutas también destacan por su increible riqueza en agua. Por ello son tan depurativas y diuréticas, ayudando en el proceso natural de nuestro organismo de eliminar las toxinas que no necesitamos y que se han ido acumulando.
  • Antioxidantes naturales: las frutas aportan no solo vitaminas antioxidantes, también determinadas sustancias y compuestos con cualidades antioxidates, que entre otros aspectos ayudan a reducir las consecuencias tan negativas que los radicales libres causan en nuestra salud.

Beneficiosas para tu sistema cardiovascular

Dado que las frutas son ricas en antioxidantes, fibra y agua, se convierten en alimentos ideales para tu sistema cardiovascular. En este sentido, resultan muy interesantes cuando tienes el colesterol alto, porque ayudan a reducir los niveles altos de colesterol total y de colesterol LDL (malo) a la vez que aumenta el colesterol HDL (bueno). Por otra parte, también son ideales para reducir la hipertensión arterial, y mejoran de forma muy positiva nuestra circulación sanguínea.

  • Frutas para reducir el colesterol y los triglicéridos: destacan frutas como las manzanas, las uvas, las fresas y los cítricos (como por ejemplo las naranjas, limones y kiwis).
  • Frutas para reducir la presión arterial alta: destacan frutas como el plátano y el limón. Además, determinadas partes de otras frutas aportan esta interesante cualidad, como por ejemplo el agua de coco y las semillas de sandía.

Ayudan a perder peso

Las frutas son alimentos por lo general muy bajo en calorías. Además, prácticamente no aportan nada de grasas. Por tanto, son ideales tanto en dietas de adelgazamiento como en dietas de control de peso, porque tienden a saciar el apetito sin aportar nada de grasas.
Mención aparte podemos hacer de los aguacates y del coco, aunque ambas frutas son muy ricas en grasas saludables, que ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos

A la hora de perder peso destacan frutas como la manzana, la pera, la papaya, el guayabo, las fresas y el kiwi.

Son refrescantes y además están deliciosas

¿Quién podría resistirse en un día de calor a un delicioso cóctel de fruta fresca? Lo cierto es que se convierten en la opción más saludable a la hora de refrescar nuestro organismo, muchísimo más que el helado o que la gelatina, sobre todo por su riqueza en agua. Por ello también nos ayudan a calmar la sed, especialmente en los días más calurosos.

Ideales para depurar nuestro organismo

Precisamente por su riqueza en agua, fibra y antioxidantes naturales, las frutas ayudan mucho a la hora de depurar nuestro organismo. De hecho, son unos alimentos ideales para eliminar toxinas y desechos que se han ido acumulando y que nuestro cuerpo no necesita.
Además, por su riqueza en antioxidantes son útiles para reducir los efectos negativos de los radicales libres.

Nos ayudan a prevenir enfermedades

Si comemos fruta cada día estaremos aportando a nuestro organismo nutrientes esenciales que ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico, lo que a su vez nos resulta útil a la hora de prevenir determinadas enfermedades. Por ejemplo, se sabe que la vitamina E es útil en la prevención del cáncer y de determinadas enfermedades cardiovasculares, gracias a sus beneficios antioxidantes y protectores. Por otra parte, aunque aún existen dudas acerca de cómo actúa la vitamina C en la prevención de gripes y resfriados, sí se conoce que quienes siguen una dieta rica en frutas se enferman menos, mientras que quienes lo hacen, si comen frutas ricas en vitamina C tienden a acortar el periodo de infección y también aliviar sus síntomas.


@Antonio Fco Rojo Cardenas 
Coordinador del Programa Forma Joven
Hábitos de Vida Saludable
IES LA PEDRERA BLANCA 
Chiclana de la Frontera ( Cadiz) ESPAÑA
http://www.ieslapedrerablanca.es/
 Callejón de la Pedrera S/N. 
C.P.: 11130 
Fuente:https://www.natursan.net